Rumicucho: la huella arquitectónica de los Incas

Quito (30-01-2014).- “Pucará de Rumicucho” se encuentra asentada en la parroquia San Antonio de Pichincha a una hora de Quito, es un referente arqueológico que refleja la huella arquitectónica que los incas dejaron como evidencia de su expansionismo.

Rumicucho forma parte de una cadena de “pucaracuna” o fortalezas levantadas sobre los cerros o colinas naturales, desde donde estratégicamente los cuzqueños ejercieron su hegemonía administrativa, militar y religiosa (1500-1534). Está integrado en una línea de avanzada con otros pucaráes localizados en el norte de la provincia de Pichincha, como: Capillapamba, Palmitopamba, Chacapata, Guayllabamba y el conjunto de Quitoloma, sobre El Quinche.

La función de un pucará era múltiple y servía como cuartel, fortaleza, templo, tambo, observatorio o taller, prevaleciendo como es obvio, la peculiaridad de cada sitio, contexto y significado. En el caso de Rumicucho, su ubicación favoreció para controlar los movimientos de los vecinos Caranquis al norte y los Yumbos al occidente, que desde siglos atrás acudían a Quito en un proceso de integración crumicucho1ultural, religiosa y comercial.

Además, por estar ubicado en la línea ecuatorial (0°01’Latitud y 78°25’44’’Longitud) facilitaba a los creyentes aborígenes comprobar el fenómeno mágico-ritualista del “hombre sin sombra”. Las investigaciones auspiciadas por el Museo del Banco Central (1976-1990) demuestran que en Rumicucho también se realizaron tareas artesanales en huesos y tejidos.

La muestra más interesante del material rescatado en Rumicucho está tallada en hueso, lo que significa que se aprovechó de los camélidos, no solo para utilizar su carne y transportar la carga, sino también sus huesos sirvieron como materia prima para elaborar punzones, tupos y figurillas zoomorfas.

Desde este pucará, como en tiempos prehispánicos, se continúa dominando visualmente el típico horizonte andino en el que se destacan los cerros de La Providencia, Catequilla y el Cayambe al este; Los Marca, Padre Rumi cercanía del Pululahua al oeste, el encañonado de la hoya del Guayllabamba y el volcán Cotacachi al norte; mientras que hacia el sur se extiende un paisaje culturalmente modificado por la presencia de asentamientos modernos como los de San Antonio de Pichincha, el complejo de la Mitad del Mundo , el valle de Pomasqui y la entrada a Quito.

rumicucho2Los turistas nacionales y extranjeros que visitan Rumicucho pueden reconocer señales y recorrer senderos establecidos, con el fin de orientar y permitir el acceso a los trabajos desarrollados para el rescate de información arqueológica mediante un tratamiento integral del sitio, en el que confluyen tareas de investigación, excavación, restauración y puesta en valor.

Las cinco terrazas de Rumicucho

Rumicucho es un monumento inca, construido a base de desbanques, rellenos y muros de contención, esta colina natural se levanta hacia el oriente de la llanura de Lulumbamba, tiene aproximadamente 400 metro de largo, 100 de ancho y 20 de altura, está conformado por 5 terrazas, de las cuales,  la tercera o intermedia aparece como la más alta.

Los incas se dieron cuenta de la ubicación estratégica de este sitio y aquí montaron uno de sus fuertes para ejercer el control de esta región. Los materiales de construcción utilizados son la piedra cortada de color rojizo (pucaruni) y mortero de ceniza volcánica (pugshi), más chocoto y piedra pómez o lapillí.

Movilidad

Desde Quito utilizando el Metrobus Mitad del Mundo, se debe tomar el bus con placa azul en la estación de La Ofelia, si se viajó en el Metrobus hasta la estación el costo del pasaje es de USD 15 centavos, caso contrario se debe cancelar USD 25 centavos al ingresar a la estación y USD 15 centavos en el alimentador.

Se debe tener cuidado de escoger la ruta de los transportes, porque en la estación existen otros alimentadores “Mitad del Mundo” que van a la Pampa (Placa Roja) y otros que van a Calacalí (aunque este servicio también pasa por San Antonio).

 (CMY/LTG)


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *