El Día de los Difuntos se conmemora con celebraciones ancestrales de todas las épocas

Riobamba, (28/10/2014) Este 2 de noviembre en las provincias de Tungurahua, Cotopaxi, Chimborazo y Pastaza se vive una amalgama de tradiciones ancestrales de las culturas aborígenes y ritos católicos para conmemorar el día de los difuntos. Personajes, vigilias, oraciones y una diversidad de platos típicos son parte de esta fecha tan significativa para los ecuatorianos.

Tungurahua

En Ambato, la fecha de finados se conmemora a través de la organización de tres ferias, con la participación de artesanos que trabajan con productos hechos en hojalata, madera, cerámica y serigrafía, tales como ollas, carros y rompecabezas que se exhiben en la quinta “El Rosario” y en la avenida Atis. Esta actividad se desarrolla desde el 29 de octubre hasta el 7 de noviembre.

Además en los cantones de Saquisilí y Pujilí se conserva una tradición familiar que consiste en despertar al día siguiente a las 05:00 y recoger las bandejas de alimentos que se ha dejado en el cementerio como ofrenda. Esta comida la reparten a toda la comunidad como prueba de que ha sido degustada por las almas de sus seres queridos.

Cotopaxi

En Latacunga se realiza desde hace 50 años la celebración de la Feria de Barro que comienza el 30 de octubre y culmina el 12 de noviembre en el estadio La Cocha.

Mientras que en el cantón Pujilí, sector del Cuturiví Chico, un barrio rural ubicado en la parte noroccidental, se conmemora esta fecha con absoluto recogimiento.

Chimborazo

2En la parroquia rural de Yaruquíes, los pobladores con sus familias, después de visitar a los difuntos, se reúnen para participar de juegos como la perinola y los cocos chilenos.

En tanto que en el cantón Riobamba y en las parroquias de Cubijíes y Quimiag se revive al personaje conocido como el “Animero” que representa a los difuntos. Este viste túnica blanca y lleva en las manos una calavera humana, una biblia y una campanilla. Mientras camina muy despacio por los cementerios y vecindarios recita oraciones fúnebres e invita a los oyentes a ponerse en oración.

En muchos poblados, las vigilias en los cementerios empiezan el 1 de noviembre y concluye el 2 del mismo mes. Las costumbres indígenas en estas fechas incluyen ritos, oraciones y la colocación de ofrendas florales e incluso alimentos en honor a los que ya partieron.

Pastaza

En la comunidad shuar, del 1 al 2 de noviembre, se realizan vigilias por los muertos, durante las que se bebe la tradicional chicha de chonta.

Con ocho días de anticipación la mayoría de familias prepara la chicha de yuca, cuya materia prima que es cultivada en sus propias chacras, para luego servirla a quienes asisten a las honras fúnebres.

Durante el feriado de finados se pueden visitar varios destinos turísticos que se caracterizan por sus costumbres, entre las que sobresale la popular colada morada, una tradicional bebida elaborada a base de harina de maíz negra, mortiño, mora, canela, ishpingo (flor de canela), clavo de olor, azúcar y arrayán; y acompañada de las deliciosas guaguas de pan.

DG/VGT


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *