Azogues inicia el 2019 festejando a la Virgen de la Nube

(Azogues, Cañar. 01-01-2019).-  En Azogues se rinde homenaje a la “Virgen de la Nube”, la festividad apertura el 2019 y es considerada una de las peregrinaciones marianas más grandes del austro del país. Visita el Cañar y participa de esta actividad que impulsa el turismo religioso en el país con caminatas, cánticos  y actividades complementarias que harán de tu estadía una experiencia inolvidable.

El festejo a “la Madre de los Migrantes”, como también es conocida la santa, inicia el 1 de enero con la eucaristía en los patios de la Unidad Educativa “San Diego de Alcalá”, a las 10h00.  Desde las 12H00 se inicia la multitudinaria procesión, la Virgen es vestida con una elegante túnica y es llevada por las principales calles de la ciudad de Azogues como: Av. de la Virgen, 3 de Noviembre, Bolívar, 10 de Agosto, Av. 24 de Mayo, Azuay, Oriente y concluye en el Santuario Franciscano para la bendición de los fieles y visitantes. Se prevé que el trayecto duré alrededor de dos horas y media.

Además, durante el 1 de enero, desde las 5h00 hasta las 19H00 se celebrarán constantes eucaristías en el Santuario Franciscano, con el objetivo de que los miles de devotos, turistas y visitantes puedan participar y rendir homenaje a la madre del Ecuatoriano Ausente. Es importante mencionar que el año 2009 la comunidad franciscana colocó una imagen de 25 metros de altura en la cima del Cerro Abuga y actualmente constituye un atractivo turístico para las personas que visitan Azogues.

El Ministerio de Turismo promociona esta actividad que impulsa el turismo religioso en la provincia del Cañar y motiva a los viajeros del mundo a participar de ella.

Historia de la Virgen de la Nube

En Quito nació la devoción a la Virgen de la Nube, en 1696, mientras se realizaba la procesión a favor de la sanación del Obispo de La Capital. De repente en las nubes se formó una imagen de gran tamaño de la Virgen sobre una nube densa a manera de pedestal. En su cabeza llevaba una corona, en la mano derecha una rama de azucenas y en la izquierda abrazaba un niño.

La devoción a la imagen llegó a Azogues con el Padre Oblato Julio María Matovelle. En 1897, en la Colina el Calvario en Azogues se inició la construcción de una capilla en honor a la Virgen, su imagen de madera fue colocada y bendecida en el año de 1889. Luego se entregó a la comunidad franciscana para rendirse un homenaje constante, así la primera procesión se realizó en 1920. Posteriormente los franciscanos gestionaron la coronación canónica de la imagen de Nuestra Señora de la Nube de Azogues, cristalizándose en enero de 1967.

La fe por esta advocación ha traspasado fronteras, tanto así que la Virgen de la Nube fue entronizada en la Catedral de San Patricio en New York, el 1 de Enero de 1993, por gestión de las damas y caballeros de la Virgen, ya que es conocida como la Madre del Ecuatoriano Ausente, pues muchos migrantes se han encomendado a ella al viajar al extranjero.