En este verano desde sus miradores naturales, los turistas disfrutarán de los atractivos que Quito les ofrece

Quito (02-08-2013) El Ministerio de Turismo aúna esfuerzos para promover un Turismo Consciente, armónico, cultural y en equilibrio con la naturaleza, por lo que en este verano sugiere realizar visitas a algunos miradores localizados alrededor de Quito, para desarrollar actividades turísticas y alcanzar los objetivos propuestos.

La capital del Ecuador, por su gran diversidad de atractivos, se posiciona en un sitial relevante dentro del mapa turístico mundial y atrae la atención de turistas nacionales y extranjeros deseosos por visitar o admirar desde los miradores naturales que le circundan sus cualidades geográficas, artísticas y patrimoniales.

Estos balcones naturales se elevan desde los 2.950 hasta los 4.100 metros sobre el nivel del mar y permiten contemplar gran parte de “La Avenida de los Volcanes” que integran el callejón constituido por las cordilleras oriental y la occidental, separadas por una estrecha cuenca en donde destacan montañas, nevados y volcanes andinos ubicados en la Sierra centro y norte del país.

Según referencias históricas, los miradores situados en los alrededores de Quito, también fueron utilizados por las culturas aborígenes, con propósitos políticos, espirituales, geográficos o militares. Existieron cuatro cerros sagrados, cuyos nombres prehispánicos y castellanizados son: Huanacaure (El Placer), Anachuarqui (Itchimbía), Yahuirac (El Panecillo) y Cayminga (La Chilena).

Miradores:

Cima de la Libertad y Museo Templo de la Patria.- La vista de Quito y gran parte de La Avenida de los Volcanes es impresionante desde este sitio. La Cima de la Libertad cuenta con un museo en el que se recuerda la Batalla de Pichincha acaecida el 24 de Mayo de 1822. En el museo están expuestos bayonetas, armas, cañones, vestimenta utilizados por las tropas patrióticas, recreaciones y varios murales que representan algunos momentos bélicos que tuvo que afrontar la ciudad y el país para afrontar la emancipación de la corona Española.

Cruz Loma.- Existen varios accesos para llegar al mirador Cruz Loma, pero el más efectivo es el Teleférico que en 10 minutos asciende desde la base del volcán Pichincha, alcanza la extraordinaria altura de 4.100 metros sobre el nivel del mar y permite observar Quito junto a toda la cadena de volcanes y nevados que rodea la hoya bañada por el río Guayllabamba.

Antes de llegar a las instalaciones del teleférico se encuentra el primer parque de diversiones fijo en la ciudad, el Vulcano Park, que cuenta con atracciones mecánicas. Tiene además zonas de esparcimiento y diversión familiar.

Guápulo.- Desde el mirador de Guápulo se puede observar parte del valle de Tumbaco y Cumbayá, además de algunos nevados y volcanes que circundan la ciudad. Este lugar es conocido por su imponente iglesia y por la imagen de la Virgen Guápulo. El santuario pertenece a la orden Franciscana, se comenzó a construir en 1644 y se terminó en 1723. Se caracteriza porque en su interior conserva obras de arte colonial que la embellecen y la hacen única.

Parque Itchimbía.- El Itchimbía, conjuntamente con las colinas de El Panecillo, El Placer y San Juan delimitan el espacio de la ciudad española de San Francisco de Quito, fundada en 1534. Esta elevación se ubica en la parte nororiental de la meseta urbana y permite una observación de 360 grados sobre Quito. Actualmente, mediante la ejecución de programas y proyectos que propicien la participación ciudadana, en su cima existe un parque convertido en un espacio recreativo, turístico-ambiental.

El Panecillo.- Enclavado en el corazón mismo de la ciudad, con 3.035 metros  sobre el nivel del mar, apenas unos 200 metros sobre la altitud media de Quito, esta pequeña elevación natural fue bautizada así por su parecido con un pequeño pan; y, por su ubicación se ha convertido en el más importante mirador natural de la ciudad, desde el que se puede apreciar la disposición urbana de la capital ecuatoriana, su centro histórico; y, los extremos norte y sur.

El Panecillo está coronado por una escultura gigante de la “Virgen de Quito” compuesta por 7.000  piezas de aluminio. Es la mayor representación de la imagen que existe en todo el mundo, creada por el español Agustín de la Herrán Matorras, quien se basó en la obra creada por Bernardo de Legarda, un importante exponente de la Escuela Quiteña.

Parque Metropolitano Guanguiltagua.- El Parque Guanguiltagua está localizado en la zona norte Quito, a 2.890 msnm y con una extensión de 557 hectáreas. Es el principal pulmón de la ciudad de Quito. Este parque está rodeado de árboles y obras de arte gigantescas, en donde los visitantes disfrutan de la naturaleza respirando aire puro a pocos metros de la ciudad.

Ofrece amplios espacios destinados a la recreación y esparcimiento, como canchas deportivas, ciclo-ruta de piedra, juegos infantiles, áreas para caminata, ejercicio y gimnasia para adultos mayores, también existen miradores, asaderos, senderos ecológicos para observación de la fauna del parque, un vivero forestal donde se realiza la producción de varias especies nativas y exóticas, áreas administrativas, bares, baterías sanitarias, entre otros servicios.

Yaku-Museo del Agua.- Está localizado en el antiguo barrio de El Placer, en las faldas del volcán Pichincha y es uno de los más tradicionales y simbólicos de la ciudad. Su localización hace que sea un estratégico punto de observación y contemplación. En el pasado existían aquí fuentes de agua consideradas una simbólica y espiritual conexión entre la naturaleza y la actividad social. El museo del agua garantiza una amplia vista de las faldas del volcán Pichincha hacia el Centro Histórico.

Yaku significa “agua” en quichua y en este museo se conoce de cerca el valor de este líquido vital para las comunidades aborígenes de Quito. Los visitantes son guiados por varios escenarios, en donde niños y adultos se divierten participando en emotivas actividades.

San Juan.- En esta elevación funcionaba el templo Inca Huanacauri y, desde varios puntos de este antiguo barrio se tiene una vista privilegiada de elevaciones como el Cotopaxi, el Antisana o el Cayambe. Además, es un mirador para apreciar la belleza de Quito, especialmente de las edificaciones coloniales del Centro Histórico, incluyendo sus patios y jardines. El mirador está en el parque San Juan, localizado en las calles Carchi y Nicaragua.

(FRL/LTG)